La Guerra Por Agua En Bolivia: Despachos Desde La Escena: Febrero-Abril 2000

A principios de abril del 2000 un país olvidado como Bolivia, oculto en los Andes, capto la atención del mundo cuando la ciudad de Cochabamba hizo erupción en un alzamiento público sobre precios del agua. En 1999, bajo coerción del Banco Mundial, Bolivia otorgó un arrendamiento de privatización de 40 años a una corporación afiliada de Bechtel, dándola control sobre el agua de más de la mitad de un millón de personas. Inmediatamente la compañía levantó los precios por un promedio de 50% y en muchos casos mucho más.

Reportando directamente desde la escena, el director ejecutivo del Centro para la Democracia, Jim Shultz, capturo los desarrollos de esta historia, en una serie de despachos y artículos que circularon a miles de personas alrededor del mundo. Los informes compartieron grandes honores ese año de parte de Project Censored. En honor al aniversario décimo de la guerra por el agua, estos despachos han sido resumidos aquí abajo, y pueden ser encontrados en su totalidad en ingles aquí.

Traducido por Denis VIdal, voluntario del Centro para la Democracia

 

4 De Febrero, 2000: La Guerra por Agua

He decidido que el termino “gas lacrimógeno” no capta exactamente en totalidad esa experiencia. Aún desde una cuadra lejos del humo blanco vertiendo de las latas, estas causan un ardor severo a los ojos y la garganta, desaguando inmediatamente la nariz de los mocos acumulados por meses. En el punto cero el gas hace que usted vomite y que casi pierda el conocimiento. A veces los proyectiles de lata golpean a personas y les parten la cabeza en dos. Afortunadamente, esta mañana yo solo me encontré sufriendo de lagrimas y síntomas leves de congestión nasal. El gas lacrimógeno de esa mañana fue la respuesta oficial del gobierno boliviano a una rebelión popular inmensa, sobre algo muy básico: agua. Escribiendo en este momento, las estaciones locales de noticias informan la muerte de una persona (como resultado al impacto de una bomba de gas lacrimógena en la cabeza) y por lo menos treinta y cinco hospitalizados.

Cuando Agua Se Convierte En Un Vehículo Para La Ganancia

En los últimos años “privatización” ha llegado a ser una teología económica en America Latina, apoyada por un conjunto de mandamientos escritos por EEUU, y también por prestamistas manipulados por el mismo país, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI). Los mandamientos son sencillos. Usted venderá sus empresas públicas a corporaciones e inversionistas privados, de los cuales la mayoría serán extranjeros. Usted permitirá que esos nuevos propietarios puedan hacer lo que les plazca con los precios, los sueldos y los productos. En retorno, según cabe suponerse, esos negocios recibirán una transfusión fresca de capital extranjera (y en retorno el FMI y el Banco Mundial no detendrán sus préstamos internacionales). La mayoría del gobierno boliviano ha sido muy obediente a estos mandamientos extranjeros, vendiendo todo desde sus líneas aéreas nacionales hasta su sistema de electricidad.

Pero después vino el agua. El año pasado el gobierno boliviano vendió el sistema público de agua de Cochabamba a un grupo de inversionistas con influencia Británica que prometieron verter millones de dólares en la expansión y la mejoría del sistema de agua potable. El mes pasado los propietarios levantaron sus nuevos letreros (“Aguas del Tunari”) en todas sus facilidades y también levantaron algo más: los precios del agua, en muchos casos por más del doble. Por ejemplo, nuestra propia cuenta del agua, saltó de $12 por mes en diciembre a casi $30 en enero. Aumentos arrebatando a casi a todos nuestros conocidos.

Por estándares de vida en los EEUU eso no parece ser mucho, pero para las muchas familias bolivianas que a menudo ganan salarios tan pequeños como $100 por mes, estos aumentos fueron catastróficos. Cochabambinos, que habían seguido atentamente al tratado cuando este fue hecho bajo puertas cerradas, fueron directamente enviados a un estado de shock y consecuentemente a un plan de acción.

A mediados de enero un paro cívico de cuatro días sobre el precio de agua dejó la ciudad en un alto completo – carros, autobuses, y vuelos aéreos no fueron permitidos salir de la ciudad. Fue la clase de acción que sólo puede suceder con apoyo popular amplio, y este culminó en una marcha masiva en la plaza central de la ciudad con miles de usuarios furiosos sobre el agua, el ciudadano urbano y rural estuvo presente con gritos saliendo de las ventanas de las oficinas del gobierno donde líderes protestantes y funcionarios negociaban. Algunos de los envueltos en las charlas se preocuparon a la inmensidad de la multitud en caso de no surgir con algún acuerdo aceptable. Al fin lo que aceptaron fue mas tiempo, para negociar.

Un Marzo Pacífico Arrebatado Por El Disturbio De La Policía

Hoy fue la fecha para llegar a un acuerdo en las conversaciones, la cual seria marcada con una marcha pacífica una vez más al centro de la ciudad. Anoche el gobierno lanzo su repuesta con mas de 1,000 uniformados de las fuerzas armadas y de la policía fuera de Cochabamba declarando la marcha de marzo como ilegal, bajo una ley específicamente impuesta por el presidente, Hugo Banzer, que en los años setenta había gobernado durante siete años como dictador (ilegitimo), y compañero de Augusto Pinochet. Uno de los organizadores de la protesta, líder obrero Oscar Olivera, declaro públicamente que la respuesta del gobierno fue, “una expresión de fascismo que refleja la incapacidad del gobierno al dialogo.” Como respuesta el gobierno alego que las personas en la marcha no eran representantes del pueblo de Cochabamba, pero sino solo fanáticos y alboroteros, y que después de todo los aumentos sobre el precio de agua habían sido mínimos. Los funcionarios también alegaron que el exceso de fuerza fue dirigido a la seguridad del “pueblo,” una alegación rara tomando en cuenta que era el pueblo el que marchaba.

 

23 De Marzo, 2000: Tropas bolivianas y gases lacrimógenos americanos

Durante dos días, mientras que líderes y funcionarios del estado mantenían negociaciones tensas, la policía desprendió gases lacrimógenos y balas de goma regadas sobre los protestantes, armados tan solo con piedras, sobre hombres y mujeres, jóvenes y viejos, pobre y clase media. Más de 175 protestantes fueron heridos y dos jóvenes perdieron la vista. Casi todo el gas lacrimógeno utilizado fue fabricado en EEUU y funcionarios de la embajada Estadounidense aquí reconocen que EEUU anteriormente donó gases lacrimógenos para ser utilizados contra los protestantes.

¿Agua O Comida?

Tanya Paredes es una madre de cinco que soporta a su familia como tejedora de ropa. Su cuenta de la agua subió en enero de $5 por mes a casi $20, un aumento similar a lo que le cuesta alimentar a su familia por una semana y media. “Lo que pagamos por agua sale de la comida, la ropa y las otras cosas que debemos comprar para nuestros niños,” ella explica. Vale denotar que economistas bien pagados del Banco Mundial en Washington ahora pagarán menos que la cuenta de agua de Paredes, acerca de $17 por mes, en lo que quizás gasten en una cena casual en Georgetown.

Las subidas de precio exacerban las amplias protestas emergidas. “Todos tomaron un rol,” dice Oscar Olivera, el líder obrero de Cochabamba que ha llegado a ser uno de las figuras mas visibles en las protestas. “La juventud estuvo en las primeras franjas, y los ancianos hicieron barricadas.” Cuando líderes protestantes visitaron la radio para defender un paro de transporte en toda la ciudad en respuesta al piquete de la policía, pequeñas ancianas con espaldas torcidas salieron a las calles a los pocos minutos, construyendo bloqueos con ramas y piedras.

Los alzamientos de febrero forzaron a funcionarios del estado a prometer una reducción de precios completa y a una revisión del contrato de la compañía de agua, un pacto que líderes del movimiento desean anular enteramente. “Nosotros pedimos que, el Banco Mundial, y negociadores internacionales, no decidan estos asuntos básicos por nosotros,” dice Olivera. “Para nosotros, eso no es democracia”.

 

7 De Abril, 2000: Protestantes bolivianos ganan sobre la Guerra Del Agua

En una concesión imponente de cuatro días de alzamientos públicos masivos, el gobierno de Bolivia anunció el viernes por la tarde que rompería el contrato que firmó el año pasado, donde vendieron el sistema de agua de la región a un consorcio de inversionistas con influencia Británica.

La Coordinadora, una alianza civil creada como organizadora durante las protestas, ha comenzado a inspeccionar el contrato de agua y las finanzas bajo los nuevos propietarios de la compañía de agua. Mientras que los verdaderos arreglos financieros se quedan en su mayor parte ocultos, el periódico diario de la ciudad informó que inversionistas pagaron al gobierno menos de $20.000 de capital neto como adelanto al valor de un sistema de agua que vale millones.

En medio de cargos de corrupción y colisión en el contrato de algunos de los funcionarios que lo aprobaron el año pasado, La Coordinadora anunció, lo que llaman “la última batalla,” para demandar que el gobierno rompa el contrato y regrese el sistema de agua a manos públicas. El grupo había puesto el martes como la fecha tope para su empleo.

Los funcionarios de agua del gobierno advirtieron que inversionistas privados fueron indispensables para asegurar los millones de dólares necesitados para expandir el sistema de agua de esta región en rápido crecimiento. Discutieron que rompiendo el contrato permitiría a los propietarios $12 millones de compensaciones honorarias, y pidieron paciencia al público para darles una oportunidad de demostrar el valor de su experiencia en negocios.

Sin embargo entre la mayoría de usuarios de agua de Cochabamba la paciencia se agoto. Hace dos semanas, un sondeo sobre el asunto del agua demostró que más de 90 por ciento más de 60.000 residentes de la zona opinaron que el gobierno debe romper el contrato. Durante una de estas marchas esta semana protestantes se detuvieron en las oficinas de la compañía de agua, derribando su nuevo letrero “Aguas del Tunari,” el cual fue levantado justo hace tres meses.

Protestantes Arrestados

Una multitud de casi 500 rodearon el edificio del gobierno donde negociaciones, convocadas por el arzobispo católico, sucedían entre líderes de la protesta y funcionarios del estado. En medio de negociaciones, el gobierno ordenó el arresto de 15 líderes de La Coordinadora y otros representantes en la reunión.

“Estábamos hablando con el alcalde, el gobernador, y con otros líderes civiles cuando la policía entró y nos detuvo,” dijo Olivera, uno de los líderes mas activos de La Coordinadora. “Fue una trampa del gobierno para tenernos todos juntos, negociando, para luego ser detenidos. ”

Como respuesta, miles de ciudadanos y residentes rurales llenaron la plaza central de la ciudad frente al edificio del gobierno, armados con palos, piedras y pañuelos para aliviar la molestia del gas lacrimógeno ya anticipado. Los informes de televisión y radio especularon todo el día que el presidente declararía ley marcial, y rumoran la movilización de unidades del ejército en el aeropuerto de la ciudad.

Libertados de la cárcel temprano el viernes por la mañana, los líderes de protesta aceptaron una reunión a las 4 de la tarde con el gobierno, convocada por el arzobispo. A las 5 de la tarde, los funcionarios del estado todavía no habían llegado y la multitud de la plaza esperó tensamente la especulada llegada del ejército.

De repente e inesperadamente, el arzobispo entro a la reunión y anunció que el gobierno acabo de informarle que habían consentido romper el contrato de agua. Los líderes jubilosos de La Coordinadora cruzaron la calle a un balcón en el tercero piso, anunciando la victoria al miles de personas que esperaban ansiosamente las noticias, muchos con la bandera del rojo, amarillo, y verde, en un resonar de las campanas de la catedral en el centro de la ciudad. “Hemos llegado a una victoria económica muy importante,” Olivera dijo a la multitud extática.

 

8 De Abril, 2000: Bolivia bajo ley marcial

El sábado a las 10 de la mañana Bolivia fue declarada bajo ley marcial a mandato del presidente Hugo Banzer. Esta decisión drástica, vino justo horas después, del sorprendente anuncio de los funcionarios de estado ayer por la tarde donde el gobierno cedió a las demandas principales de los protestantes. Esta concesión fue invertida rápidamente por el gobierno nacional, y como resultado el gobernante local renuncio, explicando que él no quiere ser responsable del posible derramamiento de sangre.

Banzer ha tomado una acción que viola casi todos los derechos civiles, en la que rechaza las reuniones de más de cuatro personas y pone límites severos a la libertad de la prensa. Una tras otra, estaciones locales fueron sitiadas por fuerzas militares o forzadas fuera del aire. El vecindario donde la mayor parte de las antenas emisoras de la ciudad están ubicadas perdieron poder aproximadamente por el mediodía.

Por la noche la policía busca hogares en busca de miembros de protestas sobre el agua, la cual es extensamente apoyada por el publico, deteniendo ya tanto como a casi veinte personas. El jefe local de la policía ha sido nombrado por el presidente Banzer como gobernador temporal del estado. Los bloqueos erigidos por granjeros en áreas rurales continúan a través del país, deteniendo algunas ciudades al acceso de alimentos o transporte. Un gran grupo de ciudadanos enfurecidos, muchos armados con palos y piedras se concentran en el centro de la ciudad donde enfrentamientos con el ejército y la policía se agravan.

 

9 De Abril, 2000: Masacre bajo la ley marcial en Bolivia

Durante el segundo día los protestantes en contra la ley marcial continuaron con sus marchas y centenares se reunieron para enterrar el cuerpo de un chico de 17 años de edad el cual fue acecinado por el ejército boliviano. Los informes de la prensa local y supervisores de los derechos humanos dan el número de a lo menos 3 víctimas muertas y más de 30 heridos. Victor Hugo Daza, de 17 años de edad, fue asesinado justo a unas cuadras del centro de la ciudad con un balazo en la cabeza. La prensa local informa también la identificación de 17 líderes protestantes detenidos y transportados a una prisión remota en la selva, bajo la ley marcial impuesta por el gobierno. Los soldados continúan ocupando el centro de la ciudad.

El principal líder de la protesta de agua en Cochabamba, líder obrero Oscar Olivera, dijo el domingo que la corporación Bechtel en San Francisco comparte la culpa en las muertes y heridos. Según la pagina web de la corporación, Bechtel es uno de los inversionistas principales detrás de la compañía privatizada de agua, Aguas del Tunari, y su corporativa hermana Internacional Water Limit. “La sangre rociada en Cochabamba tienen las huellas de Bechtel,” dijo Olivera.

Por la tarde fue informado que un alto funcionario boliviano responsable de asuntos relacionados con el agua, ha anunciado que la afiladora Bechtel decidió dejar Bolivia. Las noticias, que a falta de un acuerdo escrito, están siendo vistas con escepticismo por los líderes de protesta de agua.

Una delegación de alto nivel del gobierno nacional es aguardada llegar a Cochabamba el lunes para hacer negociaciones con el fin de resolverse el conflicto de agua, aunque no es claro si los líderes de “La Coordinadora” que dirigen las protestas de agua estarán presentes, dada a su detención o a su desaparición.

 

10 De Abril, 2000: Protestas y violencia continúan en Bolivia mientras ambos lados buscan un acuerdo para resolver la crisis

La enorme revuelta ha desprendido protestas paralelas a través de la nación, inclusive una huelga de un grupo de policías en La Paz, la capital de la nación, y marchas de granjeros con respecto al agua, carreteras y otros asuntos locales.

Los líderes de la protesta de agua de Cochabamba que no fueron detenidos o encarcelados, salieron el fin de semana a la luz para empezar hoy una nueva serie de negociaciones con funcionarios de nivel secundario del gobierno nacional. Esta tarde los detalles de un acuerdo fueron hechos públicos a los medios de comunicación y al público que incluye, entre otros, los siguientes componentes: A) un acuerdo que la afiliada Bechtel, Aguas del Tunari, deje el país; B) que las docenas de líderes cívicos detenidos sean liberados al fin de semana; C) que el gobierno apruebe una reforma de ley nacional sobre el control local del agua; D) compensación financiera a las familias de por lo menos seis personas asesinadas en la semana pasada y las de otros heridos.

Las mujeres un varios vecindarios van de domicilio a domicilio juntando alimentos para preparar almuerzos para los miles de protestantes en la plaza.

 

11 De Abril, 2000: Mientras Bolivia dice que el acuerdo esta roto, Bechtel insiste que no

La inquietud civil desprendida desde hace una semana como resultado a la privatización de agua, que paralizó gran parte de Bolivia, comenzó a finalizar el martes por la mañana con un acuerdo firmado entre líderes de la protesta y el gobierno. Sin embargo, el acuerdo está ahora en debate debido a un comunicado que fue hecho publico por la corporación Bechtel y su socio Británico, International Waters Limited.

Algo importante en este acuerdo es la carta del lunes sometida por el Superintendente Boliviano de Saneamiento Básico a Geoffrey Thorpe, el jefe de la afiliada Bechtel, “Aguas del Tunari.” La carta indica que, porque Thorpe y otros funcionarios de la compañía ahora han dejado Bolivia el gobierno vuelve a retomar el control sobre sistema del agua de Cochabamba y “le comunico a usted que dicho contrato [entre la compañía y el gobierno] esta rescindido”.

Sin embargo, martes por la mañana Bechtel mando un segundo comunicado que declara: “estamos en discusiones urgentes con líderes locales para determinar una resolución apropiada a los problemas de la escasez de agua en la región de Cochabamba. Nosotros todavía estamos flexibles en nuestro enfoque y optimistas de que el gobierno y la comunidad puedan alcanzar consenso a una solución que permita que el sistema de agua sea expandido y mejorado.” El comunicado culpo la inquietud civil a “un tome de gobierno sobre la producción de la hoja de coca” y “al desempleo junto a otras dificultades económicas que enfrentan los ciudadanos bolivianos.”

 

12 De Abril, 2000: Culpa a Bechtel y no a los narcotraficantes por la revuelta boliviana

El portavoz del gobierno boliviano, Ronald MacLean, dijo a los pocos periodistas internacionales el lunes, “quiero denunciar la actitud subversiva absolutamente financiada por narcotraficantes.”

Para periodistas y redactores que nunca han estado aquí esta puede ser una frase facil de usar, pero tomaría acerca de dos minutos en este suelo para resolver cuán grande es la mentira que el gobierno boliviano procura tejer. El asunto de las protestas en las semana pasadas no tuvo nada que ver con drogas, esta fue acerca al agua. Los culpables no fueron narcotraficantes que se esconden en la selva pero sino los ejecutivos de la corporación Bechtel sentados con engreimiento en sus oficinas céntricas de San Francisco ubicadas en el hemisferio opuesto.

Leave a Reply

Your email address will not be published.