chevron-up sitemap chevron-up2 youtube share-alt chevron-down share mail download home alarm search menu link cross play arrow-right google-plus facebook twitter youtube2 wordpress soundcloud podcast video microsite report collection toolkit whatsapp thinkpiece storify
Informe

Conquistadores Corporativos

Descargar informe

El informe Conquistadores Corporativos muestra cómo las industrias extractivas destruyen los lugares a donde van, provocando el cambio climático en la atmósfera – y al mismo tiempo impulsan su propia agenda influyendo en los procesos de formulación de políticas sobre clima a nivel local y global.

Así como el proceso de colonización devastó los territorios y pueblos en la búsqueda de oro, plata y mano de obra, hoy en día las corporaciones multinacionales repiten la misma historia; no vienen a caballo sino en aviones privados, hablando el lenguaje del crecimiento económico y la prosperidad, pero practicando un modelo de negocio que es totalmente destructivo en muchas formas similares a los de la colonia.

Las corporaciones multinacionales están expandiendo de manera implacable sus operaciones en regiones cada vez más vulnerables y remotas del planeta. Estas corporaciones impulsan la crisis climática y exacerban sus impactos. Son responsables de la crisis global que nos afecta a todos y llevan la destrucción ambiental y social a las comunidades locales en las que operan. Un legado adicional de la extracción de petróleo, la industria minera y sus proyectos mega-hidroeléctricos, es el deterioro de la capacidad de resiliencia de las comunidades, al igual que los impactos del cambio climático que ya comienzan a sentirse con mayor fuerza.

Estas multinacionales son también el principal obstáculo para que se tomen acciones significativas frente al cambio climático, debido a que bloquean las regulaciones que se necesitan urgentemente y las soluciones genuinas que permitan una transformación real.

En Colombia las comunidades locales resisten al proyecto ‘Megahidroeléctrico’ de El Quimbo, que amenaza sus hogares y sus medios de subsistencia.

Las corporaciones están ganando cada vez mayor acceso en los espacios donde se discuten políticas climáticas, tanto en el ámbito nacional como internacional, lo que les permite promover sus llamadas “soluciones”. Sin embargo, se trata de soluciones tecnológicas basadas en el mercado que no están dirigidas a enfrentar la crisis en absoluto. Por el contrario, permite que los mayores contaminantes del mundo se llenen los bolsillos con dinero público mientras continúan haciendo sus negocios. Por lo tanto, si vamos a trazar un camino diferente al que ahora recorremos, es crucial denunciar las conexiones entre las corporaciones y los espacios de toma de decisión sobre políticas climáticas, además de deslegitimar la posición que estas empresas tienen en los espacios de decisión.

La publicación Conquistadores Corporativos, publicada durante las negociaciones sobre clima de la ONU en Lima, Perú, es una colaboración entre el Centro para la Democracia,  Observatorio Europeo de Corporaciones (CEO) y el Instituto Transnacional (TNI), y saca a la luz las actividades de tres corporaciones multinacionalesen la región andina:

  • El caso de Repsol, el gigante español de los combustibles fósiles, vemos cómo la incesante búsqueda de nuevas reservas de gas y petróleo en Perú, amenazan directamente a los territorios indígenas y bosques de la región, dejando
    destrucción social y ambiental a su paso. Al mismo tiempo, la compleja red de Repsol formado por grupos nacionales e internacionales de cabildeo al servicio de la industria, le han permitido sacar provecho de los mercados de carbono, mientras bloquean los esfuerzos para reducir las emisiones desde su origen.
  • El otro caso en Perú toca las operaciones de Glencore-Xstrata en Espinar, Cusco. La manipulación política le ha permitido a este conglomerado minero y de materias primas con sede en Suiza, expandir sus operaciones mineras de cobre en la región. Los escasos recursos hídricos de la zona, ya amenazados por el cambio climático, están siendo contaminados con total impunidad. Al mismo tiempo, su red de grupos de presión en distintos niveles ha promovido con éxito la adopción de políticas favorables a las corporaciones, que les ha servido para evadir cualquier tipo de obstáculos en su sucio modelo de negocios.
  • En Colombia, el consorcio con sede en Italia, Enel-Endesa, está tratando de hacer ver a una enorme represa hidroeléctrica como un proyecto de “energía limpia”, a través de su filial latinoamericana, Emgesa. Pero en lugar de beneficiar a la población local, la electricidad que se piensa producir está destinada a venderse a la industria sucia y a precios bajos. Destruyendo comunidades enteras, ríos y bosques protegidos, este es el tipo de falsas y muy convenientes respuestas a la crisis climática que empresas como Enel-Endesa impulsan. Al igual que en los otros casos, los esfuerzos de cabildeo de esta corporación están asegurando que las políticas climáticas beneficien a los principales impulsores del cambio climático y de la destrucción del medio ambiente.

Los casos destacados aquí – por su combinación en cuanto a destrucción ambiental y social, y la manipulación política encubierta en el ámbito nacional, regional e internacional – ofrecen una mirada escalofriante y alarmante de la realidad del juego entre el clima y el poder corporativo, donde sólo uno podrá prevalecer.

En este breve video el Centro para la Democracia, CEO y TNI, además de un representante de las comunidades afectadas que aparecen en Conquistadores Corporativos, presentan el informe durante la Cumbre de los Pueblos realizado de forma paralela a la COP20 en Lima, Diciembre 2014:

En este video, Pascoe Sabido, de Obervatorio Europeo de Corporaciones, habla con Amy Goodman de Democracy Now! acerca del informe. (Transcripción disponible en Inglés)


Conquistadores Corporativos
Descargar informe